Teresa de la Parra (1889-1936)

 

Su nombre era en realidad Ana Teresa Parra Sanojo y fue hija del cónsul de Venezuela en Berlin. Arribó al mundo en 1889 en la ciudad París. La mayor parte de su vida transcurrió en Europa, sin embargo, es considerada una figura clave en la historia de la literatura venezolana e hispanoamericana, ya que, su infancia transcurrida en Venezuela marcó sensiblemente su producción literaria. De su obra destacan las novelas Ifigenia y Las memorias de la mamá Blanca. Los tres cuentos fantásticos —incluidos en este primer título de la colección Tierra Firme de la América meridional— representan quizás lo menos conocido o difundido de la producción literaria de Teresa de la Parra, donde lo bello, lo triste y lo irremediable forman un pequeño universo sublime y desconcertante.

Compartir